Argentina hoy 

La corrupción sistémica

Sobre Cristina F. de Kirchner

Noviembre 2016

 

            La trama de la corrupción generalizada en los últimos treinta años sigue su curso.  El contrabando en el puerto de Buenos Aires, iniciado desde la constitución del Virreynato del río de la Plata, se revela con singular desparpajo en el descubrimiento de los 300 contenedores  “sin dueños”. Desde la decisión de Menem-Cavallo de  creación de los depósitos fiscales, se ha llegado a la “institucionalización” del  contrabando en contenedores. Que jamás se controlaron desde entonces.

            Escribimos esto luego de que el Poder parlamentario, diputados, senadores, asesores, y  ministros y funcionarios del Gobierno se han incrementado sus sueldos en un 47%.  Sin vergüenza, diputados, senadores y funcionarios  de los Partidos sostienen semejante exacción bajo pueriles e hipócritas “razones”. Mientras, se “negocia” un bono extra de 2.000 pesos  para los asalariados y jubilados. Esto es también corrupción. La “izquierda” electoral critica la medida como “obscena”, y logra una disminución del aumento. Es obvio que utilizan  parte de sus dietas en la financiación de sus actividades partidarias.

            El descubrimiento de los papeles de Panamá y demás paraísos fiscales, ha quedado en la nada. Aunque la Corte Suprema ponga ahora en la Web todos los casos de corrupción que se tramitan ante la corporación de jueces y fiscales de todos los colores. Quizás el gran empresario de la construcción Báez llegue a ser condenado pero “pagará” por su libertad en un par de años y quedará  lo mismo como un nuevo gran burgués en  el cartel de la Cámara de la Construcción y el Cartel Inmobiliario. El sistema de apropiación capitalista, finalmente, se autoprotege.

            Las ganancias del grupo Caputo, Eskenazi, Eurnekián,   y otros tantos especuladores  quedarán impunes por un sistema judicial tan corrupto como la clase empresaria vinculada en forma permanente al funcionariado del Estado.

            En estos días finales de Octubre el gobierno Macri visitó Estados Unidos junto a 20 grandes empresarios para iniciar la negociación por un acuerdo de Libre Comercio. En coincidencia con los gobiernos de Brasil, Paraguay y Uruguay, se busca un mecanismo para anular la base del Mercosur, el arancel externo común. También  la clase empresarial en el poder de Brasil, está corrupta en todos sus niveles; ministros y hasta el mismo ‘presidente’ y el señor Dirceu están metidos en el charco de la corrupción.

            Hay un paralelismo en la situación de los gobiernos de Brasil y Argentina en los últimos 15 años: ambos gobiernos aprendieron que era, es necesario capitalizarse (lo dijo el ex presidente Kirchner) para hacer política. Cosa que el Stablishment de las Corporaciones extranjeras y nacionales y la clase social que le sirve en empresas, bancos, medios de comunicación,  y en el sistema judicial, lo disponen en forma permanente y hacen negocios ‘legales’.  Lo “nuevo” son los nuevos gran burgueses que se formaron a lo largo de los negocios con el  Estado. Como siempre, como antes, desde Roca hasta hoy. Es lo que definió Morales Solá cuando criticando al Kirchnerismo, decía que trabajaban para un “Capitalismo de amigos”.

            Acompañaron al presidente a Estados Unidos, el  ministro de la Producción y  Braun, los de Celulosa, Federal  Express, Pampa Energía, Deloitte, Eurnekián, Panamerican Energy (Bulgueroni), Coca cola, Monsanto, Direct TV/AT&T, Globant, Pfizer, etc. en representación del  stablishment  de los Estados Unidos.  Deberán claro está modificar la base de  la constitución del Mercosur para poder realizar esos Tratados de Libre Comercio. La Unión  Industrial Argentina ahora está dividida según los intereses industriales representados: textil, metalmecánica, plásticos, etc.  Hay empresarios de Provincias que reclaman por las asimetrías.

            La otra noticia del mundo empresario, la dio Coto, nuevo gran burgués argentino quien se asoció a la firma británica Aston Martin en el negocio inmobiliario en Miami. Testimonio de las superganancias que generan  los supermercados en Argentina.

            La otra gran firma “argentina”  Techint (asociada a la anglo-india Acelor Mital  segunda  o tercera siderúrgica mundial,)  invierte sus ganancias en adquirir una planta de Thyssen-Krupp de Brasil, la del acero inoxidable que pisan dos millones de porteños por día en las escaleras del subterráneo.  El mismo día en que la entrada al subte sube a $ 7,50 para ganancias de los Roggio y sus socios locales. El charco de la corrupción empresaria-estatal y judicial,  continúa.

             El ex jefe del  Ejército Milani, aparece como un acaudalado propietario gracias a un amigo que le prestó un millón y medio de pesos.

            Cristóbal  López  aparece refinanciado sus deudas y reestructurando sus grandes empresas. Vende  una para pagar impuestos y  se asocia a otros acaudalados empresarios como Vila y Manzano; hijos putativos del prófugo y  vaciador de bancos Monetta.

 

La industria

Los índices de la caída de la producción industrial (principalmente siderurgia, metalmecánica y automotor) evidencia la verdadera cara de la dependencia industrial de un país agrodependiente.

            El 28 de octubre el ministro de Transporte recibía en el puerto  de Buenos Aires, 300 vagones chinos (poco antes llegaron rieles y tubos chinos para el acueducto de Córdoba) mientras Techint pugna por adquirir lo que deja Thyssen-Krup en Brasil. No es más que la continuidad de los acuerdos argentino-chinos que arrancan en el 2003 cuando Franco Macri se instala en China; han pasado 16 años y siguen llegando vagones, rieles y hasta durmientes de China para el Belgrano Cargas.

            Increíble: vagones, durmientes y rieles, boogies y  hasta locomotoras y trenes construíamos en el país hasta  los años ’70 ¡!!!  Y aun  no producimos acero inoxidable que debemos importar.

 

            También se desató ahora la pugna entre Siemens y General  Electric, por ampliar sus espacios y tienen amigos que pujan de un lado y del otro en el gobierno M.

Para colmo, importan usinas a gasoil o carbón.,

            Ha comenzado también el soterramiento del  ffcc Sarmiento en la región Metropolitana, que insumirá 3 o 4 mil millones de dólares, con un crédito de Brasil para su propia empresa Odebrecht, cuyo presidente está preso por corrupción. Acaba de informar que pusieron 10 millones de dólares para la campaña del candidato que perdió las últimas  elecciones con Dilma Roussef (diarios del 28/10). La empresa asociada a Odebrecht es –casualmente- la firma del primo del Presidente Macri.

            Debemos decir que ese crédito lo tendremos que pagar todos los argentinos, de Jujuy a la Patagonia debido a la concentración de poder que dispone el Ejecutivo, en desmedro  de las obras en las provincias. Que no se hable de un país Federal.

            La caída de la industria “nacional” (o sea, las armadurías industriales de capital extranjero principalmente) esperan nuevos tiempos, mientras la economía financiera sigue primando.  El “Blanqueo” se informa, ha registrado 150.000 cuentas con sumas de un sector de la burguesía  propietarista que siempre acumuló beneficios;  frutos de una generalizada clase social residente en  la ciudad de Buenos Aires y en el corredor de la riqueza que llega a Pilar, Nordelta  y otros centros del “Gran Buenos Aires”. Lo mismo que en Rosario y Córdoba, donde hay derrame de la soja y del lavado narco.

            El blanqueo de la fuga o especulación con divisas llegó a 150.000 cuentas y según se informa a unos 8.000 millones de dólares. Quiénes son esos 150.000 medianos capitalistas que ahora han limpiado su capital? No se habrán enriquecido también durante el anterior gobierno? Rentistas, comerciantes ‘exitosos’, dueños de varias propiedades que alquilan, importadores, profesionales, médicos, abogados, ingenieros que conforman la capa superior de las clases medias altas, que votaron a Macri.

 

El blanqueo muestra hasta el momento la acumulación de capital de una clase media rica. No hubo grandes capitales blanqueados. Son parte de los 300.000 millones de capitales argentinos en Europa, EE.UU. y paraísos fiscales.  Como los que se descubrieron del stablishment gobernante al  inicio del nuevo gobierno.  Fuga de divisas que jamás se recuperarán, y que nunca se conocerá con certeza quienes fugaron. El  mismo ex presidente Menem sigue encauzado.

            Lo que no “arranca” es la generación de nuevas fuentes de trabajo, industrias, sustitución de importaciones. El déficit comercial con China ya es un escándalo. Los chinos hacen su juego;  compran porotos, aceites y harinas y nos venden todos los productos industriales desde zapatillas a trenes completos.

            Y en materia de política internacional, el gobierno M tiene un alto grado de improvisación. Mientras la “estratega” Michetti viaja por el mundo (ahora la vemos en los Emiratos ¡!) en viajes más de turismo que de relaciones internacionales, la ministra Malcorra  perdedora en su candidatura, se esfuerza en ligar relaciones con los EE.UU. que vive el síndrome Trump.  Procura arreglar los desaguisados del presidente en las relaciones con el Reino (no tan) Unido y con China, en el Mercosur y la idea de meternos en el área Asia-Pacífico. Y a pesar de la coincidencia ideológica con el gobierno Temer resultado de un golpe institucional, no saben muy bien cómo compaginar el Mercosur del Arancel Común con sus ideas de Libre Comercio  con los Estados Unidos.

            Hay que decir que en medio del charco de la corrupción generalizada que incluye las relaciones de las Policías, Fiscalías, Gendarmerías, etc., en procesos de descabezamientos; el lavado “se ve” a simple vista en el sector inmobiliario de primera clase. Todo eso en medio de la vía libre a la navegación en el Paraguay-Paraná de embarcaciones que acarrean 10.000 toneladas de cannabis (según diarios del 3/10)  a lo largo de los puertos privados de Rosario que controla el cluster sojero.

 

Sobre Cristina F. de Kirchner

            En distintos documentos  nos hemos referido a los casos de denuncias de corrupción realizadas por el grupo Clarín, y por diputados  respecto a los presuntos casos de corrupción durante el gobierno K. Está claro que particularmente, la acción del grupo Clarín como un gran auxiliar de Fiscalía de la corporación de jueces federales,  tiene un objetivo  evidente:  destruir la carrera política de la ex Presidente. A pesar de la división entre las fuerzas “Justicialistas”.

            Desde antes de perder las elecciones, todo el arco político justicialista y kirchneristas, políticos, ex funcionarios,  periodistas afines, etc., han respondido siempre con el mismo argumento respecto a los casos Báez, López, De Vido, y la familia K:  es la Justicia la que debe resolver”. Ni una pizca  de autocrítica. Difícilmente puedan reconquistar la confianza de millones ante tanta sospecha.

            Lo que hay que comprender es que el ABC de la lucha política consiste en destruir al adversario/enemigo. Eso explica la persecución política-judicial hacia la ex presidenta.  Como en la guerra pero sin armas. ¿Acaso la guerra no es la continuación de la política por otros medios? Todo el andamiaje del grupo económico Clarín, La Nación y otros grandes medios, con sus periodistas estrellas de la TV son la vanguardia en esa lucha. Diaria. El objetivo es simple: destruir toda posibilidad política de retorno del Grupo K que se atribuye la vanguardia de la representación de los trabajadores y el pueblo.  Sus dirigentes más visibles así se consideran y procuran investirse como tales en el Parlamento, en pugna con los demás grupos, partidos, ex funcionarios o gobernadores justicialistas;  todos los cuales en disputa por ser los intérpretes verdaderos del Pueblo.

           

¿Es legal el enriquecimiento de la familia K?

            ¿Es legal un sistema  en base a  leyes, civiles y penales económicas, que permitieron (permiten o facilitan) el  enriquecimiento de presidentes, ministros, funcionarios, etc. durante su mandato?

            Si es legal, entonces la familia K  y la ex presidenta es inocente. Jamás podrá ser condenada.

            ¿Es ético enriquecerse  simultáneamente con gobernar un país, una provincia, una Intendencia?  Absolutamente no. Pero ya sabemos que la  Etica no existe entre la burguesía con poder económico.

            Nosotros consideramos que la función pública es un servicio al pueblo, que no gobierna sino que da un mandato a sus gobernantes, diputados, etc. Quien asume un cargo público, representativo, debe vivir con su remuneración. Sin embargo, continúan atendiendo sus propios trabajos o negocios aprovechando los privilegios de viajar gratis a sus provincias o aprovecharlos en sus políticas partidarias. Y no pagan impuesto a las ganancias como la Corporación Judicial con sueldos de más de 200.000 pesos cuando los jubilados tienen una mínima de 5.000 pesos.  ¿Quién puede hablar de ética?

            Por eso como socialistas consideramos que Cristina Fernández de Kirchner es una señora burguesa que no conoce la ética. Pertenece a una clase burguesa, por su patrimonio, sus formas y modos de vida, sus gastos  similares a la clase más alta, por sus bienes personales  de uso y de lujos.

            Pero sobre todo por una de las características principales de la burguesía

propietarista:  es rentista. Es decir, a partir de un capital primitivo (acumulado en forma geométrica) acumula capital sin trabajar, alquila sus propiedades o encarga a terceros la administración de sus bienes comerciales (hoteles, comercios, fincas, etc.).

            Se preguntará:  ¿Cómo es posible realizar una acumulación rápida de capital propio?

            Recordemos cómo se procesó la trasmisión de la propiedad territorial en Santa Cruz.

            Desde los años ’70 se basó en la disponibilidad de tierras fiscales, que el gobierno provincial otorgaba prácticamente sin costo a todo aquel asentado en la provincia, a los “NIC”. Fue un período de rápido crecimiento de Calafate, traccionado por la belleza de los glaciares y su lago Perito Moreno. La población tomaba terrenos y recibía un crédito para construís sus viviendas. Otros, adquirían grandes superficies a precios ínfimos que se valorizaban año a año; como ocurrió durante el Menemismo en La Rioja.

            Los primeros gobiernos provinciales K se beneficiaron por las regalías petroleras que Menem concedió, recibiendo el apoyo a la entrega de YPF a Repsol por el ex gobernador  Nestor Kirchner.  Fueron aquellos 600 millones de dólares que el ex gobernador guardó en el extranjero.

            Allí comenzó a desarrollarse el espíritu emprendedor del ex gobernador y futuro presidente y se inició el proceso de enriquecimiento “legal” de la familia, mientras Cristina Fernández se enriquecía según sus palabras por su trabajo de abogada exitosa.

            Luego de ocho años de su presidencia, la señora presidenta emergió con una fortuna personal declarada de 55 millones, que ahora pasó a sus dos hijos, generosa y rápidamente, y sobre todo, legal. En definitiva, su sueldo como ex presidenta  le permite vivir desahogadamente en su piso de Recoleta, en sus casas de Río Gallegos y Calafate, su lugar en el mundo.

            Todos se preguntan si la presidenta seguirá su carrera política.

            Nosotros pensamos que es obvio, que ella sigue en carrera. La diferencia es que ahora tiene que construir –o reconstruir- desde abajo!.  Ella y su Partido camporista deberá recorrer el camino de construir organización desde las bases. Deberá explicar y convencer que nada tiene que ver su gobierno con la crisis actual.

            Ni la pérdida del autoabastecimiento petrolero y de gas, ni con la firma de un contrato leonino con Chevrón y sus cláusulas secretas (que este gobierno mantiene), tampoco nada que ver con el mantenimiento de las multinacionales exportadoras de granos durante los 12 años; ni el endeudamiento con China por la pérdida del saldo comercial positivo; ni sobre el aumento de la concentración económica de las Corporaciones que solo criticó; y sobre todo, por la falsedad de atribuirse la “reindustrialización” de la Argentina,  porque nunca inició una política de Estado de sustitución de importaciones industriales, para crear trabajo y empleo industrial.

            Y porque tendría que hacer autocrítica por no haber intentado siquiera la reconstrucción ferroviaria y la pérdida industrial, así como la industria naval, porque dejó en manos de Techint y su socia Acelor Mital, el manejo de la siderurgia que se dirigió a invertir afuera. También siguió  en manos de empresas extranjeras la petroquímica. Prácticamente dejó intocada la economía política de Menem-Cavallo-De la Rua. Incluso los puertos y los Casinos.

            Tendrán que asumir todos los miembros de los gobiernos K, que cuando se agota la Caja, se acaba el dispendio. Así se llegó a Diciembre del 2015.  El gobierno actual ha mantenido e incrementado todos los planes y subsidios sociales del gobierno anterior, que está “financiando” con déficit fiscal y sostenido por endeudamiento externo que  ya supera los 35.000 millones de dólares, un año en que el PBI caerá al menos el 1,5%.

            El sector camporista que considera a CFK una líder nacional y popular, debería responder a dichas cuestiones  y considerar que la autocrítica por sus falencias y errores político-económicos puede ser el único camino para asumirse como alternativa dentro del campo popular.

            Se pregunta  la gente si CFK puede ser condenada y ser detenida.

            Nosotros creemos que  bajo una Justicia corrupta, con la libertad que goza el sector financiero, con “Cartels” de la Construcción e Inmobiliario, con leyes que no tipifican claramente el enriquecimiento ilícito, con medios de comunicación cómplices, es imposible.  Como tampoco lo sería Macri, Caputo, Calcaterra u otro gran burgués de la Argentina.  (*)

 

(*)       ¿Acaso alguien puede explicar cómo un personaje de la farándula como el ex vicepresidente Boudou, pudo haber intentado quedarse con una fábrica de papel moneda, sin  el acuerdo del Presidente Kircher y Cristina, entonces?

            Qué clase de Justicia tenemos que duerme las causas años y décadas ante semejante acto de corrupción consentida?

            Alguien cree que Boudou podrá ser condenado? Quizás algún perejil como Vanderbrole  o un Fariña puede que sí.  Menos aún con la ley del “arrepentido”.

(5/10/2016)